Foros nacionales instan a representantes diplomáticas/os para que defiendan el financiamiento de la educación pública en las Naciones Unidas

Durante esta semana, mientras líderes mundiales se reúnen en Nueva York para la 72ª Asamblea General de las Naciones Unidas, la sociedad civil latinoamericana y caribeña intensifica sus acciones de incidencia política junto a representantes de las misiones diplomáticas de sus Estados ante las Naciones Unidas, así como junto a sus Ministerios de Asuntos Exteriores y Educación, con miras a poner en pauta el derecho humano a la educación.

Los foros y coaliciones nacionales integrantes de la Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación (CLADE) están enviando a estas autoridades en sus países una carta, en la que solicitan que subrayen la importancia del derecho humano a la educación para la realización de la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030, en las intervenciones que tengan previstas en esos días. Los miembros de CLADE en Bolivia (Campaña Boliviana por el Derecho a la Educación), Guatemala (Colectivo de Educación para Todas y Todos), México (Incidencia Civil en la Educación) y República Dominicana (Foro Socioeducativo) ya lo hicieron y otras coaliciones tienen previsto sumarse a la iniciativa en los próximos días.

La carta enviada a las autoridades resalta que “el actual financiamiento de la educación no es el adecuado en la mayoría de los países en desarrollo, lo que también se nota en nuestra región de América Latina y el Caribe. (…) A menos que se tomen medidas urgentes, más niños, niñas, personas jóvenes y adultas serán las y los destinatarias/os de promesas incumplidas para el año 2030.”

Así, el documento llama las y los líderes a subrayar en los debates internacionales los siguientes puntos:

  1. El compromiso renovado de dedicar progresivamente al menos 6% del PIB y al menos 20% del presupuesto público para la educación pública;
  2. La importancia de que la Cooperación Internacional también renueve su compromiso de invertir al menos el 0,7% del Producto Interno Bruto (PIB) a la ayuda al desarrollo y que vuelva a darle mayor prioridad a la educación. Ese compromiso se hace muy oportuno considerando la Conferencia de Reabastecimiento de la Alianza Mundial por la Educación, prevista para febrero de 2018;
  3. La importancia de promover reformas tributarias a nivel nacional y mundial, para garantizar los recursos necesarios al financiamiento de la educación. De acuerdo a la carta, terminar con la evasión fiscal crearía un gran punto de inflexión para generar financiación para el desarrollo, pero la solución para resolver la injusticia fiscal mundial exige el liderazgo y el apoyo de todas las naciones bajo la bandera de un organismo intergubernamental de las Naciones Unidas para la cooperación fiscal.

Para acompañar esta y otras acciones de movilización e incidencia por el financiamiento adecuado del derecho humano a la educación, acompañe la página de la Semana Latinoamericana por el Derecho a la Educación.

Loading...